ACEITE DE COCO

ACEITE DE COCO

DEBERÍAS CUIDAR EL CONSUMO DE ACEITE DE COCO PARA UNA BUENA SALUD?

Sabías que todas las bondades del aceite de coco y sus propiedades milagrosas podrían no ser tan adecuadas para nosotros, para nuestra salud?.

Encontramos grandes campañas publicitarias en todos los medios, además de en la redes sociales, que describen increíbles propiedades del aceite de coco si se utiliza diariamente con gran impacto benéfico en la salud.

Dentro de los mas importantes beneficios de los que se nos habla en ellos están el bajar de peso, mejorar el desempeño de tu tracto gastrointestinal, y de igual manera mejorar la calidad de tu piel y también del cabello.

ACEITE DE COCO

ANÁLISIS DE LOS COMPONENTES DEL ACEITE DE COCO

Cuando iniciamos el análisis sobre la benevolencia real del aceite de coco, el primero de los aspectos que llamó la atención fue su elevado contenido de grasa saturadas: alcanza entre un 82% y  un 90%,

Si lo comparamos con respecto al contenido de grasa saturadas que encontramos en la mantequilla de mesa, por ejemplo, encontramos que en ese caso está entre el 50 o 51%, algo que ya es de tener en la cuenta.

Esto nos hace pensar en los componentes del aceite de coco y en lo que se traduce: primero, nos habla de su alto contenido calórico ya que 100 gramos de aceite de coco contiene 862 calorías.

En segundo lugar, nos esta confirmando que con su uso rutinario, y teniendo en cuenta su alto contenido de grasa saturadas, provoca que se eleve nuestro perfil lipídico y dentro de él especialmente el colesterol, algo demasiado grave.

Este elemento, el colesterol, incrementa el riesgo de arteriosclerosis debido a la acumulación de él formando placas a nivel de las arterias, con la consecuente disminución progresiva del flujo de sangre hacia los tejidos.

Con ésto tenemos también una mayor probabilidad de contraer enfermedades cardiovasculares como infartos cardiacos, o eventos cerebrovasculares.

ESTUDIOS SOBRE EL ACEITE DE COCO

No existen estudios que demuestren que impacto tiene su uso rutinario a largo plazo: no obstante, el gran interrogante inicia cuando comparamos al aceite de coco con otros aceites vegetales que han demostrado su utilidad a lo largo de la historia, como es el caso del aceite de oliva, nuestro “héroe de coco” pierde la partida.

El aceite de oliva es un producto que principalmente contiene grasas insaturadas (grasas poli insaturadas y mono insaturadas).

Las grasas insaturadas elevan el colesterol bueno (HDL), a la vez que disminuyen el colesterol malo: con esto se disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

ACEITE DE COCO

El consumo recomendado máximo diario de grasas saturadas, según la asociación americana del corazón, indica que debe ser de aproximadamente 13 gramos: debemos tener en la cuenta que esta dosis máxima se coparía solamente con una cucharada de aceite de coco.

Con base en ello, la única manera de consumirlo de una forma segura sería no utilizar ningún otro tipo de grasa saturada durante ese día, siendo así una opción de utilidad para personas vegetarianas o veganas.

La organización mundial de la salud recomienda principalmente los aceites vegetales como el aceite de girasol o el aceite de oliva: la recomendación de la asociación americana del corazón es consumir principalmente ácidos grasos insaturados.

Por lo tanto en nuestra humilde opinión, y después de evaluar y comparar el beneficio de utilizar aceite de coco de forma rutinaria vs el riesgo potencial de su uso, nos arroja un saldo en rojo.

Ahora es importante tener en la cuenta que no existe la información científica suficiente que nos lo aclare: por esta razón consideramos que debe ser consumido de forma controlada, y no superar su uso máximo que debe de ser una o dos veces a la semana.

ACEITE DE COCO

Te queremos dejar los siguientes vínculos que te conducen a artículos de mucho interés:

  • La Medicina Complementaria y la Medicina Alternativa, por el Instituto Nacional del Cáncer – Ingresa AQUÍ
  • Diez alternativas de tratamientos alternativos contra el Cáncer – Ingresa AQUÍ
  • Encuentra aquí las directrices que ofrece la Organización Mundial para la Salud en las que se comparten la forma correcta de usar las medicinas tradicionales – Ingresa AQUÍ

Aclaramos que no tenemos ninguna formación Médica ni pretendemos reemplazar una consulta Médica especializada, la que te debe orientar con respecto a los procedimientos a seguir para un eventual tratamiento

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *